¿Ganas de comer empanada de carne?

La empanadas son una preparación muy popular de la cocina hispanoamericana. Es una masa fina, que puede ser de maíz, trigo, masa quebrada u hojaldre que se rellena con ingredientes salados o dulce y se cocina al horno o se fríe.

Los rellenos más populares son de carne, pollo y queso en el caso de empanadas saladas. Las empanadas rellenas también pueden incluir pescado, frutos del mar, embutidos, legumbres, vegetales diversos, guisos y frutas en el caso de dulces.

¿Cuál es u historia?

El nombre del plato viene del término gastronómico “empanar” que significa «encerrar algo en masa o pan para cocerlo en el horno».

Su origen se remonta a la costumbre de rellenar panes con viandas o vegetales, que los pastores y viajeros llevaban para consumirlos en el campo. Con el tiempo, se acabó cociendo la masa de pan junto con su relleno y, más tarde, se elaboraron otras masas para envolver el relleno. Este tipo de preparación dio origen a platos como los calzone italianos, las empanadas gallegas y los Cornish pasties británicos; quizás de un modo similar surgieron los briks tunecinos, los börek turcos, y las sfihas y fatayer árabes.

En la Edad Media uno de los propósitos más importantes de estas preparaciones era conservar la carne, ya que su cocción dentro de una masa consistente conseguía protegerla varios días; mientras que cuando se pretendían consumir al momento se horneaban en pastas más finas.1 En esa época, en España las empanadas se elaboraban con masa de harina de trigo o de centeno. Se rellenaban con carne de caza o con pescado y, muchas veces, con sobras de guiso.2 También de origen medieval es la palabra francesa pâté,b que originalmente se refería a un plato de carne picada envuelta en pan, hasta que el término se empezó a aplicar a su contenido. El mismo significado en inglés medio tenía el vocablo pie, para referirse a diversos tipos de pasteles rellenos de alimentos de muy diverso tipo.3

En el Llibre de Coch, recetario en catalán publicado en Barcelona en 1520,5 Ruperto de Nola menciona empanadas rellenas de atún, anguilas, trucha y congrio.6 7

Las empanadas iberoamericanas derivan de esas empanadas europeas y de las de Medio Oriente (fatay y sfihas) que, tras su difusión por el sur de Europa (principalmente Andalucía), llegaron a América con los conquistadores españoles.8

Tipos de masas

Las masas utilizadas para las preparaciones del tipo de la empanada son normalmente diferentes a las utilizadas para la elaboración de pan, bizcochos o en repostería. Habitualmente llevan menos agua y mayor cantidad de grasas (generalmente mantequilla, manteca o grasas vegetales) produciendo una masa que se deshace en copos o láminas aportando más sabor adicional procedente de la grasa humidificada. El producto resultante está destinado a envolver completamente a su contenido –en contraste con otras preparaciones que lo ofrecen abierto o entre dos capas, como quiches o pizzas– en una gran variedad de formas en las diferentes cocinas: empanada, samosa, pasty, pierogi, piroshki, etc.9

Estas masas pueden ser migosas, como la masa quebrada o pâte brisée; o laminadas, como en el caso de los strudel, la masa filo o el hojaldre.1 En otro tipo de preparaciones similares, como en pasteles del tipo del american pie se tienden a utilizar métodos que consiguen una masa escamosa y tierna de textura hojaldrada.10

¿Cuál es tu empanada rellena favorita?

 

 

 

Add to Favourites