La tendencia mundial es que la gente quiere aprender a hacer cosas –desde cero-. Aunque se ve en muchas áreas de la cocina, especialmente en la panadería pesan muchas razones.

El sabor de pan casero es muy superior al de pan industrializado, además que el contenido de químicos y conservantes es prácticamente inexistente. Incluso es más económico hacerlo, que comprarlo.

Pero no todo es un jardín de rosas. Hay que invertir más tiempo para elaborar pan en casa que le que toma ir a la tienda y escoger uno,. Sin embargo, no son muchísimas horas sino un par y el resultado hace que valga la pena cada minuto.

Desventajas de la receta de pan industrial

Lo más difícil de lograr en cocina es la consistencia. Eso significa que cada vez que se elabora una receta se obtenga exactamente el mismo resultado. Con las preparaciones artesanales es menos probable que eso ocurra y cada producto varia ligeramente en textura, sabor y aroma. Eso no ocurre con el pan industrial. Siempre sabe y se ve igual. Además dura mucho tiempo “intacto” en el estante del supermercado y esto no puede lograrse de una forma natural.

El fin último de las industria del pan es maximizar ganancias con un pan que sea comestible. No están enfocados en la experiencia gastronómica o la calidad. Para lograr sus metas utilizan mucha levadura dándole ese aspecto ligero tan típico de los panes empaquetados. También se pueden usar granos de menor calidad y eso desmejora tanto en el sabor como en la nutrición. Adicional a esta fórmula, está el tema de los conservantes. El fin es extender el tiempo de vida útil del producto.

¿Cómo prepara pan casero, de forma fácil y barata?

Muchas personas se intimidan antes el proceso de planificación. Algunos le temen a la cantidad de pasos o al tiempo empleado y otro grupo no sabe como usar la levadura.

Pero la verdad es que hacer pan casero es super fácil y se requieren pocos ingredientes. Presta atención:

Paso 1:  Ingredientes y utensilios

Para hacer pan necesitarás además del horno, una lista corta de ingredientes detallados a continuación:

  • 1/4 taza de leche
  • 5 cucharaditas de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 5 cucharaditas de mantequilla
  • 1 paquete de levadura seca activa granulada
  • 2 1/2 a 3 1/2 tazas de harina (mientras más fuerte mejor)
  • Almidón de maíz o aceite en aerosol antiadherente (para la bandeja)

También serán necesarios algunos utensilios, como:

  • Un tazón grande para mezclar. Un segundo es útil, pero opcional.
  • Una cuchara para revolver la masa.
  • Una taza de medir de 1/4 o 1/2 taza.
  • Una cuchara dosificadora.
  • Una bandeja de pan.
  • Una toalla de mano o de cocina.

Eso es todo lo que necesita para el pan hecho en casa. También puede servir na batidora de pie para el amasado pero es cuestión de conveniencia o disponibilidad. Podemos usar nuestras manos ye l resultado será el mismo, aunque nuestro músculos habrán trabajo más.

Paso 2 :  Agua y levadura

En primer lugar, se debe calentar el recipiente (la mejor manera de hacerlo es simplemente llenarlo con agua caliente, dejando el recipiente en lugar cálido). A continuación, mezclar la levadura de acuerdo con las instrucciones en el paquete. Por lo general, es añadir una taza de agua tibia a la levadura y remover. Mezcla hasta que no queden grumos de la levadura.

Paso 3: Otros ingredientes

Luego se debe derretir la mantequilla en el microondas, y añadir la leche, el azúcar, la sal y la levadura líquida. Se remueve hasta que todo se vea homogéneo. Enseguida agregue solo dos tazas de harina a la mezcla e integrar.

Mezclar con una cuchara mientras se añade el resto de la harina, un 1/4 taza a la vez cada minuto más o menos. Se pegará a la cuchara en un primer momento. Continúa mezclando hasta que la masa esté todavía un poco pegajosa, pero no se pegue en las manos de una manera significativa. También, se debe limpiar en gran medida los lados del recipiente, dejando sólo una capa delgada de material harinoso.

Paso 4: Amasado

Para el amasado, tome un poco de harina entre sus manos y luego frota sobre la parte superior de un área de la mesa limpia. Haga esto un par de veces hasta que hay un área en la mesa quede ligeramente cubierto de harina. Luego agarra la bola de masa del bol, una palmada sobre la mesa y amasar. Hacer esto durante diez minutos. Basta con echar la masa, aplanar, luego doblar de nuevo en una bola y repetir varias veces.

Paso 5: La magia de la levadura

Cuando los diez minutos, darle la forma de una bola, limpiar el cuenco que estaba utilizando antes y cubrir el interior con un poco de almidón de maíz o aceite en aerosol antiadherente, dependiendo de su preferencia. A continuación, poner la bola de masa en el interior del recipiente.

Coloca un trapo sobre la taza y reserva en algún lugar tibio durante una hora. Este es un buen momento para limpiar todo lo demás, pero deja la harina y la zona enharinada intacta. La masa está lista cuando haya duplicado su tamaño.

Paso 6: Las formas y el tamaño

Toma la masa y perfora dale tres o cuatro buenos golpes hasta que se encoja de vuelta. A continuación, pon la masa sobre la zona enharinada y extendió en forma de rectángulo con un rodillo. Enrolla y mete los extremos del rollo hacia abajo, luego rocía el pan con aceite y ponlo en la bandeja.

Vuelve a cubrir con la toalla y reserva en un lugar tibio durante una hora más.

Paso 8: Horneado

Precalienta el horno a 200°C. Luego mete la bandeja y cocina durante treinta minutos aproximadamente. Retira cuando esté listo y deja que se enfríe por completo antes de rebanar.

pan casero
Fotografía de Cooking with Chopin

Más consejos sobre pan casero

Ten en cuenta que diferentes harinas funcionan de forma diferente a la hora de hacer masa para pan casero. Si intentas hacer un pan de centeno o pan de trigo integral, descubrirás que la harina tiene diferentes propiedades. Sólo se pega con la adición lentamente en el recipiente hasta que esté apenas no se pegue a las manos. La harina de trigo integral, por ejemplo, requiere alrededor de la mitad de una taza de harina menos que la harina blanca para alcanzar el punto correcto.

Para un delicioso pan italiano, sustituir la sal con la sal de ajo y antes de mezclar se añaden en algunos condimentos italianos, como el orégano y romero.

Hornear pan casero es una cosa que vale la pena probar. Es barato, saludable y te enseña mucho sobre la forma de cocinar en casa.

¿Te gustó esta receta de pan casero? Compártela en tus redes sociales.