La lasagna de carne es uno de los platos emblemas de Italia.

La lasaña puede parecer un plato muy trabajoso, quizás porque tiene tres tiempos de preparaciones. Pero es muy sencilla de preparar, aunque es cierto que toma un poco de tiempo.

Su historia está muy ligada al origen de la gastronomía italiana. Un historiador, autor del libro Delizia: La historia épica de la comida italiana asegura que después de los gnocchi, se creo la lasagne. El término proviene del latín laganum y se refiere a una lámina de pasta muy fina que se freía para hacer pasta. Era muy popular en Roma y fue evolucionando a lo largo del tiempo se convirtió en un elemento básico de la receta de lasaña, pastel horneado relleno con carnes y verduras.

Una receta cambiante

La receta original de la lasagna sufrió muchas modificaciones hasta el plato que conocemos hoy. Se extendió a mediados del siglo XVII cuando se añadía carnes asadas y sobras al relleno.

El chef Jamie Oliver en su libro ‘La cocina italiana de Jamie Oliver’ explica que en las zonas rurales de la península italiana se prepara una lasaña ‘alla cacciatora’, a la que se añaden todo tipo de carnes de caza. Estas se asan y se integran en la salsa de tomate en pequeños trozos. Oliver sugiere terminar la lasaña con quesos italianos como el parmesano y la mozzarella.

La receta a continuación es una versión sencilla de la tradicional receta.

Receta de lasaña con carne

Ingredientes

  • 12 láminas de lasaña
  • 70 gramos de parmesano rallado
  • Mantequilla

Para el relleno:

  • 300 gramos de carne molida
  • 200 ml de vino blanco
  • 250 gramos de tomates pelados de lata
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Para la bechamel:

  • 50 gramos de mantequilla
  • 50 gramos de harina
  • 500 ml de leche
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada

Elaboración

1. En una olla, calienta aceite y añade las zanahorias y la cebollas picadas. Cuando la cebolla esté traslúcida, agrega la carne molida y deja dorar. Añade el vino y deja cocinar unos minutos para que el alcohol se evapore. Luego agrega los tomates pelados cortados o triturados con las manos y dejamos cocinar unos 30 minutos, sazonando al gusto.

2. Para preparar la salsa bechamel, haz un roux con la mantequilla y la harina. Si dejar de remover esta mezcla, integra poco a poco la leche líquida y sigue removiendo hasta que la salsa hierva. Añade la sal y la nuez moscada y baja el fuego al mínimo. Deja cocinar unos 20 minutos, removiendo ocasionalmente para evitar grumos. Sazona con pimienta al final.

3. Si tu pasta no es directo al horno debes cocinarla previamente. Par ello,hierve agua con sal y coloca las láminas de pasta hasta que se ablanden y luego sácalas y déjalas sobre un paño de cocina. Evita que se peguen entre ellas.

4. Para ensamblar la lasagna elige una bandeja profunda y engrasa con mantequilla. Sobre la base con uan capa de pasta, añade una capa de salsa bolognesa (de carne), otra capa de salsa bechamel, algo de queso parmesano y puntos de mantequilla. Continúa hasta el tope. En la última capa no colocques pasta y termina con bastante queso parmesano. Hornea durante 30 minutos, a 180°C.

¿Te gustó esta receta de lasagna de carne?