¿Sabes cómo hacer jugos verdes? ¿Qué son?

Los jugos verdes están elaborados con vegetales, generalmente verdes, y a ellos debe su color. También se le puede añadir frutas para darle un toque dulce o cítrico. No confundas un jugo verde con un smoothie. Los segundos contiene mayor cantidad de fibra proveniente de las frutas porque se procesan completas.

Puedes elegir libremente cuál prefieres. La idea es escoger lo que más se adapte a tus necesidades nutricionales y metabolismo. En el caso del jugo, la absorción es más rápida debido a la ausencia de fibra. Pero si por ejemplo, quieren regularizar tu digestión y necesitas la fibra o simplemente prefieres la textura espesa y cremosa del smoothie, no tienes que pensarlo mucho. Los jugos se prepararan más rápido (especialmente con extractores), aunque los smoothies sacian más.

Beneficios de los jugos verdes

Si quieres nutrientes concentrados en un vaso, un juego verde es una gran elección. Los vegetales verdes contienen clorofila, sustancia benéfica para el cuerpo humano, ya que libera toxinas y nos oxigena. Un vaso de jugo ayuda a mejorar la circulación sanguínea y a limpiar el sistemas digestivo y varios órganos. Además aportan magnesio que contribuye a la absorción de calcio.
Estos jugos naturales también aportan vitamina D. La forma más común de obtenerla es mediante la exposición al sol, pero en los casos en que no es posible, puedes compensar incluyéndolos en tu dieta diaria.

Receta de jugo verde

  1. Hojas verdes. Es necesario que tengas alguna variedad de hojas verdes como base. La espinaca e smuy popular. También sirve lechuga, kale, acelga, cilantro, perejil. Mientras más oscuro sea el verde, mejor, ya saben por la clorofila.
  2. Otros vegetales. Para darle cuerpo  y volumen a tu jugo añade vegetales verdes como pepino, tomates verdes o apio/celery.
  3. Frutas. La ideal es la manzana verde porque su poco contenido de azúcar. Prueba piña u limón. Pero lo ideal es que sea una porción mínima.
  4.  Extras. Agrega jengibre o superalimentos como espirulina, goji, sésamo, linaza, etc.

Si no tienes un extractor o sacajugos, puedes usar tu licuadora. Agrega todos los ingredientes y cuela con colador de tela o colador muy fino.

 

cómo hacer jugos verdes

 

Recomendaciones:

  • Variedad: Aunque la espinaca es una buena fuente de hierro, consumirla a diario puede alterar tus niveles de ácido oxálico e interferir con tus balance hormonal. Lo ideal es que alternes con distintos vegetales de hojas verdes y pruebes diversas combinaciones. Ponte creativo.
  • Consumir los jugos al despertar: El jugo verde no es un acompañante. Es per se un alimento. Tómalo al despertar, y una par de horas antes del desayuno. Puedes convertirlo en tu hábito saludable. Si lo mezclas con comida, la absorción de nutrientes no será la más óptima.
  • Tomar inmediatamente: Una vez que preparas tu jugo verde es preferible consumirlo a la brevedad. Si esperas mucho tiempo las enzimas comienzas a degradarse, oxidándose con el aire y limitando su aporte nutricional.
  • No te excedas con las frutas: Podrías estar logrando el efecto contrario si agregas grandes cantidades de frutas. En lugar de un jugo natural desintoxicante y energizante puedes encontrarte con un vaso cargado de fructosa y calorías.

No tengas miedo de experimentar con diferentes recetas de jugos verdes. Tampoco temas agregar distintos vegetales y probar sabores o combinaciones. Los jugos verdes son refrescantes y si extrañas el sabor dulce puedes usar un poco de stevia o miel para equilibrar.

¿Cuál es tu receta de jugo verde? Cuéntanos tu experiencia.