Descubre 5 trucos para preparar carne para hamburguesa

Hay consejos infalibles para hacer unas buenas hamburguesas. Aquí te dejamos solo cinco, pero de seguirlos al pie de la letra serás la sensación de la próxima reunión.

No hay reglas estrictas, ni grados de temperatura o tiempos de cocción, solo recomendaciones para aplicar con sentido común.

 

  1. Moler tu propia carne

La carne molida que compramos en la tienda es casi al azar. No sabemos cuando se molió ni que cortes se utilizaron.  Moler tu propia carne puede parecer intimidante la primera vez, pero es una gran idea.

La otra opción es comprar buena carne, de res y de cerdo, y pedirle al carnicero que la muela y la procese justo en el momento de comprarla. Puede usar un molinillo casero o tu procesador de alimentos. Trocea la carne previamente en cuadros medianos y colócalos en una bandeja en el congelador durante 15 minutos. Una vez que la carne esté firme, trabaja pulso en lotes hasta lograr la textura deseada.

Tienes más control al moler tu propia carne. Decides la cantidad de grasa que quieres incluir o retirar, la mezcla de tipos de carne y también puedes mejorar la textura de la carne dependiendo de tu gusto. Un tips. Muele algo de tocineta en el último lote para darle un toque de sabor a tus pattys.

2. Hacer carnes uniformes

Las porciones de carnes son importantes. La forma más acertada de lograr carnes uniformes es pesando cada porción. Si tienes un molde puedes darle la misma forma, lo que garantizará mismo tiempo de cocción para todas las unidades.

Si prefieres las hamburguesas gruesas, y temes que puedan parecer una albóndiga, hazle un pequeño hoyuelo en el centro para que al cocinarse mantengan su forma de disco y no se inflen.

3. Sazonar al gusto

Puedes ponerle los condimentos que quieras. Si te decantas por la pimienta, trata de que sea recién molida. La sal solo colócala justo antes de la cocción. Nada de poner sal antes porque disolverá las proteínas musculares, haciendo que las hamburguesas parezca una salchicha plástica. Si quieres haz la prueba, pero la diferencia es dramática.

El momento ideal para coloca la sal a la carne de hamburguesas es justo antes de ponerlas en la plancha o en la parrilla. De otro modo se vuelve húmeda y afecta negativamente la textura final de la carne.

4. Voltear las veces que quieras

Muchos aconsejas voltear la carne para hamburguesas una sola vez. Pero no hay razón para ello. De hecho, al voltear más veces la carne garantizamos una cocción más uniforme. Incluso puedes voltearlas con bastante frecuencia, (cada 15 segundos) para que se cocine de forma pareja.

Esto no lo viste venir, ¿cierto?. Ya puedes relajarte en la próxima hamburguesada y voltear las carnes una y otra vez.

5.- Elige un buen pan

La elección del pan para la hamburguesa es casi tan importante como la carne.

Hay bollos con distintas texturas, aromas y sabores. Una pan muy grande puede ser abrumador y difícil de manipular. Y uno pequeños algo insuficiente. Lo mejor es elegir un tamaño mediano.

El mejor consejo es tostar el pan. Aunque sea ligeramente por la cara interior. Esto ayudará a contener los jugos de la carne y las salsas por más tiempo, manteniendo su forma. Evita los panes de corteza muy dura o de sabores muy intensos para que no compitan con la carne.

Y finalmente, ponle a tu hamburguesa lo que quieras. Combina queso americano, cebollas, encurtidos y los tomates, o solo tocineta y pepinillos. Al final es tu experiencia la que está en juego, Disfrútala.

 

 ¿Cuándo te reúnes a preparar carne para hamburguesa?